La finca de Arguijuela de Arriba está en la localidad de Valdesalor dentro del término municipal de Cáceres. La finca está dentro de una de las ocho zonas especiales de protección de aves que dispone Cáceres por lo que hace que el visitante pueda observar las distintas especies que habitan en este área. La finca son más de 300 hectáreas de dehesa extremeña por lo que proporciona a los alojados la tranquilidad y el sonido de la naturaleza. Debemos resaltar que por la puerta de la Casa Rural “Castillo de Cáceres” discurren tanto la Ruta de la Plata como el Camino de Santiago.
Dispone de varias edificaciones con distinto uso; algunas son sólo para el disfrute de los visitantes y otras que están dedicados a la explotación de la finca:
  • El castillo; es una fortificación situada en la parte más alta de la finca dispone de unas vistas privilegiadas de la zona. Dispone de con más de 1.000 metros cuadrados organizados en varios niveles. Nos da la bienvenida el escudo familiar de piedra en la puerta donde disfrutar de 5 habitaciones con baño incluido totalmente reformadas, varios salones, comedor señorial, el patio de forma cuadrangular con arcos, la antigua cochera, las antiguas cocinas, aljibe, fresquera y miradores (de uso privado por el momento). El castillo se estructura entorno a un gran patio central en cuyas esquinas se levantan 4 torres, 3 circulares y la cuarta de forma cuadrangular.

 

  • El olivar; en la finca hay varios olivares pero destacamos el olivar de la parte posterior del castillo donde se ubica la Ermita de la Sagrada Familia donde hoy día se celebran bodas con un encanto romántico y rustico. Se trata de más de 7.000 metros cuadrados con olivos centenarios cuidados de manera totalmente natural y respetando el ritmo de cada uno de ellos.

 

  • La ermita; con la advocación de la Sagrada Familia tal y como la talla del retablo representa. Es una construcción discreta pero coqueta con un pórtico elevado sobre columnas y capiteles labrados. Todo ello está rodeado del olivar centenario antes mencionado.

 

  • El jardín de estilo francés con más de 3.000 metros cuadrados sigue una estructura ordenada y simétrica organizado en parterres bordeados por caminos y avenidas.

– A la entrada tiene un soportal o mirador al estanque cubierto por una glicinia (planta trepadora nativa de EEUU y Este de Asia) muy llamativa que lleva durante décadas cobijando a los visitantes del sol.

– Siguiendo los caminos y pasando por un pequeño estanque con calas llegamos a los cenadores del S.XIX con columnas en hierro fundido decoradas y que fueron restaurados durante el 2015 después décadas caídos.

– Al fondo del jardín encontramos un invernadero de 54 metros cuadrados del S.XIX con cristales pintados a mano.

– Sistema de riesgo tradicional por desbordamiento gracias al estanque situado a la entrada del jardín.

  •  Casita de muñecas de S.XIX (sin restaurar) donde los muebles, puertas, ventanas y objetos tenía un tamaño reducido para el disfrute de los más pequeños del castillo.